La Nueva España » Cartas de los lectores » Convivencia feliz

Convivencia feliz

29 de Noviembre del 2021 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

Hay diversas ideas y concepciones acerca de lo que es España. A mi parecer llevamos cientos y cientos de años intentando ponernos de acuerdo y discrepando, por medios civilizados y no tan corteses, sobre esta cuestión. Un ser humano es un sujeto concreto, con una identidad corporal, psicológica y social concreta, una persona que debe ser protegida por ordenamientos lo más justos posibles y amparo de la “persecución de la felicidad individual”, con libertad e igualdad ante la ley, equidad y respeto por un amplísimo catálogo de opciones vitales. La idea de tolerancia no es una tontería, si miramos a la historia como lúcida maestra de nuestra vida. Solo hemos aprendido a vivir en democracia cuando hemos empezado a respetar a personas muy diferentes de nuestro grupo socio-cultural, mundo experiencial o ideología. Los etiquetajes, los marcajes del “otro” nos retrotraen a los parches cosidos con la estrella de David, a las guerras de religión y a la llamada al linchamiento de “los diferentes, más vulnerables o minoritarios”. La biodiversidad ha sido una riqueza planetaria por millones de años. En el aspecto cultural, deberíamos impulsar el diálogo respetuoso y abierto -con las cartas no marcadas-, sociedades regionales con sentido comunitario pero amables y abiertas, con identidad propia y de leal cooperación estatal. Hay personalidades rígidas y flexibles, antisociales, indolentes, creativas o altruistas. Complementarias. Pero es bueno siempre, por salud democrática, fomentar la deliberación informada, la participación de la gente, un humanismo universalista compatible en todo momento con seguridad ciudadana y un exquisito sentido común prudente. El respeto a las minorías no es meramente una “concesión tolerante”, sino un principio constitutivo de la democracia de calidad, cuando parece que todo aquel que no piensa como nosotros es potencial objetivo de lo peor de nuestras invectivas, aversión o falta total de empatía. Sé que los partidos políticos tienen que diferenciar su “producto” en lid competitiva, mediática y electoralista, pero sería esperanzador que hubiese más consensos de altura sobre principios intocables, que a todos nos unen y a nadie tendrían que enfurecer o menoscabar.

Cartas

Número de cartas: 45649

Número de cartas en Julio: 110

Tribunas

Número de tribunas: 2070

Número de tribunas en Julio: 3

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador