La Nueva España » Cartas de los lectores » Tribuna » La capacidad política

La capacidad política

6 de Enero del 2022 - Juan Goti Ordeñana

Es para asustarse la idea de la política que tiene nuestro presidente del Gobierno. El otro día en la convención que tuvieron los socialistas en Andalucía para nombrar secretario general, se explayó Pedro Sánchez sobre su capacidad política. Además de la autoalabanza por los hechos ocurridos, no porque los hubiera resuelto él, sino porque el tiempo llegó a superarlos, como sucedió con el covid-19, terminó dando una idea de su pensamiento político. Se consideraba gran genio político, porque, como de la izquierda, era capaz de llegar a pactos con todos. Con todos, menos con la oposición, con quien debería llegar a acuerdos, para una recta gobernación.

Pero con estos no llega a acuerdos, porque no se avienen a colaborar con sus excentricidades. Qué poco se acuerda de su postura, cuando estando en la oposición amasó aquel eslogan: “No es no, y quién hay que no lo entienda”. Ese era el lema, que inauguró, no por un lógico razonamiento, sino simplemente porque “No es no”. Era su actitud de la oposición. Y esa necia posición que se propuso como lema de oposición, sin más razonamiento, no sabe comprender en los demás. De este modo no entiende la actitud de la oposición, aunque la razonen con toda clase de argumentos. Tan radical postura para conocer la realidad lo demuestra en otros muchos asuntos, y en todos los temas de su actuación sin sentido, en contra de las necesidades del pueblo.

Centrémonos en la capacidad de llegar a acuerdos. Los acuerdos no son un fin en la política, sino solamente unos medios para alcanzar una solución en ciertas circunstancias. Los acuerdos, por otra parte, requieren algunas condiciones, no se debe pactar sobre la nada o sobre lo que es contrario al bien de los ciudadanos. Ni tampoco llegar a pactos con los que pretenden destruir la sociedad, o con los que solo trabajan para llenar su peculio personal, y contra el bien del pueblo.

¿Cómo se pueden calificar de pactos, cuando se compran los votos mediante toda clase de dádivas? Es muy fácil llegar a acuerdo, sobre todo, con los partidos débiles, cuando les vendes para los objetivos que quieren conseguir, sin que por sus valores les corresponda. Esto no se llama acuerdos, sino venta. Y en este Gobierno estamos acostumbrados a ver cumplidas las exigencias de ciertas fuerzas políticas, cuando se aproxima la necesidad de la aprobación de algo, que interesa al presidente, no al pueblo. Si a esto se llama capacidad de llegar a acuerdos, dejemos en suspenso el concepto de lo que es en realidad una negociación. Porque eso en español se dice venderse.

Tenemos que examinar mejor el concepto de acuerdo, pues los pactos no son el fin de la política. Polis, en sentido original, es la ciudad, y la política es el arte de administrar la ciudad, para dar solución a las necesidades del pueblo, y teniendo en cuenta que los acuerdos solo son un medio, no el objetivo a conseguir, que ha de ser el bien de los ciudadanos. Ahora bien, el presidente en su discurso hablaba de que ha hecho acuerdos y que tiene capacidad de pactar con cualquiera, pero de lo que no ha dicho es de lo que ha pactado y cuáles han sido los objetivos de esos pactos, pues no han resultado materias que favorecen a la sociedad española, sino más bien la perjudican. Ha pactado haberes de sectores que dañan los intereses de España.

De la manera de gobernar Pedro Sánchez y de su sentido de Estado

¿Cómo se pueden calificar de pactos, cuando se compran los votos mediante toda clase de dádivas? Tenemos que examinar mejor el concepto de acuerdo, pues los pactos no son el fin de la política

Al mostrar el presidente su capacidad de pactar, lo que ha demostrado es que solo sabe llegar a acuerdos cuando se ajustan a sus beneficios, pero la política, según el origen de la palabra, se refiere a la administración de los intereses del pueblo, no del Gobierno, y en los acuerdos realizados no se ha visto el bien del pueblo por ninguna parte. Ha respondido su actuación a unas ideologías abstrusas, en contra de toda la ética con la que ha vivido la sociedad durante siglos. En fin, la habilidad de la que hace gala de hacer acuerdos ha venido a mostrar que la idea que tiene de sociedad es una idea muy limitada y egoísta, no de trabajar por el pueblo, sino solo por sus ventajas; esto es, la de permanecer eternamente en el poder, o la de algún grupo cuyo objetivo es destruir la sociedad real existente en estos momentos.

Lo terrible de esta situación es que tenemos un presidente que no parece dudar de nada, pero está tan ciego que no advierte en sus pasmosos discursos que en esta sociedad se hunde la ética, la convivencia social, la política y la economía. Ante la terrible tormenta que está amenazando a España, hace acuerdos con todos aquellos que no les interesa solucionar los problemas de España, sino aprovecharse de esta situación para deshacerla. Me recuerda aquella expresión de Horacio en una oda dedicada a Augusto: “Si fractus illabitur orbis impavidum ferent ruinae”, que se puede traducir: Si España cae hecha pedazos la ruina cogerá impávido al presidente.

El presidente ha retomado como eslogan de otro tiempo: “España va mejor”, y cuando los organismos internacionales le están corrigiendo su idea de crecimiento, no puede entender que la oposición le haga una crítica. Para él, si algo quiebra, es el sentido de Estado de los demás.

Cartas

Número de cartas: 39751

Número de cartas en Mayo: 272

Tribunas

Número de tribunas: 1841

Número de tribunas en Mayo: 5

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador