La Nueva España » Cartas de los lectores » Politeia española

Politeia española

20 de Julio del 2022 - José Luis Tamargo López (Oviedo)

Mi admiración total por aquellos movimientos sociales y políticos surgidos de unas condiciones de vida que precisan transformaciones, poniendo a la persona en el centro de sus justas acciones.

La política tiene bastante de rama de estudios de mercado, de «encuestacracia» más o menos amañada, de puro maquiavelismo cambiante, movedizo y adaptable a todo, con tal de no perder cuotas de poder. Las ideologías tampoco son gran cosa, son más que nada emociones y creencias metidas por sofistas, con pretensión totalizante y que se valen actualmente de una panoplia de recursos propagandísticos de comunicación y persuasión. La plana mayor de Ciudadanos había salido de escuelas de negocios. El PP posee conexiones claves con el mundo económico y empresarial dirigente de este país. El PSOE es ciertamente un partido con historia, a veces maniobrera y llena de claroscuros, con gente militante de base siempre muy fiel, obrerista y que sigue dando sentido al socialismo democrático en España. En la práctica, tiene mucho de electoralismo, globalismo-maná y puesta en práctica de tendencias y visiones del mundo importadas a España, so capa de modernización y lucha por la «igualdad». Soy partidario de un verdadero Estado del bienestar, que incluyese odontología y fisioterapia. Y no soy comunista.

Comprendo y tolero, no soy negacionista de la evidente diversidad sexual, aunque creo que se está intentando dar la puntilla y marginar visiones más tradicionales y heterosexuales de la vida y la familia. En España se ha instaurado una cultura iconoclasta, reivindicativa y lúdica, de ilimitados derechos y no de un verdadero civismo que piense solidariamente o considere a la persona portadora de valores intocables, más allá del culto al cuerpo, una imagen de «influencer vedette», vividor bastante mangante. Es una sociedad aún muy alejada del norte de Europa en índices de riqueza, cultura cívica y bienestar, pero ya plenamente del «primer mundo», hastiado y decadente. Creo que, también desde las esferas políticas y de poder, se hace lo posible por que los verdaderos problemas de España no movilicen (cataclismo demográfico y de natalidad, paro juvenil inasumible por una economía europea, desindustrialización total, éxodo de los mejores talentos que van a producir a otros países, inflación y riesgo de recesión, quiebra de la Seguridad Social, etc). España, el país de Jauja de la fiesta y el chiringuito, la peineta y el camelo guay, donde más droga se consume de toda Europa y muchos jóvenes son «rebeldes» de botellones que acaban con lanzamiento de adoquines a la policía. Hagamos todo lo posible por no creernos solo una política de maquillaje y mercadotecnia y seamos ciudadanos exigentes, a través de movimientos sociales, asociativos, culturales, recreativos, ecológicos o de consumidores. Eso hace país libre y cohesiona. Lo otro es muchas veces practicar seguidismo de líderes y «bustos parlantes» que siempre acaban desencantando. El populismo de izquierdas tipo Podemos ha sido un sonadísimo «bluf», con su discurso demagógico anticasta y radicalismo de la «Complu». Yolanda Díaz parece capaz y auténtica. A ver si resucita alguna ilusión colectiva. En cuanto a Vox tiene algo de partido de Tizona, morrión y épica, pero juega en la liga de los Trump, Bolsonaro, Salvini, Frente Nacional, etc. No presenta programa social alguno, pero tiene mucho de revolución de club neoconservador, nacionalismo español muy retro y experimento a lo Steve Bannon. Alarmista y de valores tradicionalistas, ultraliberales en lo económico. Que haya paz, concordia, consensos justos y democracia de calidad. Salutífera convivencia.

Cartas

Número de cartas: 45681

Número de cartas en Julio: 142

Tribunas

Número de tribunas: 2071

Número de tribunas en Julio: 4

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador