La Nueva España » Cartas de los lectores » Tribuna » Una nueva obra de teatro

Una nueva obra de teatro

20 de Septiembre del 2022 - Juan Goti Ordeñana

El día 6 de este mes se dio un intrigante litigio entre el presidente el Gobierno y la oposición que demostró la altura política de cada uno. El anuncio del encuentro había creado gran expectativa, pero al llevarlo a la práctica resultó una nueva obra de teatro de Pedro Sánchez. Con ello se acentuó el diverso cariz de uno y otro, mientras que la oposición tuvo que someterse a normas rígidas, el Presidente se tomó todo tipo de libertades para maltratar a su oponente.

La situación de España es dramática, y como el Gobierno no está dispuesto a dar una solución, se puso en evidencia, en esta ocasión, el enfrentamiento que hay entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición. Alberto Núñez Feijóo solicitó tener este encuentro para discutir y dar alguna orientación a la desastrosa situación del Estado en estos momentos. El presidente Pedro Sánchez encontró, con este motivo, la oportunidad para maltratar a la oposición. La aceptación del litigio ya fue no con voluntad de discutir sinceramente la situación actual de Estado, sino ejercitar aquel axioma español: «Insulta, que algo queda».

El encuentro fue bien preparado por el jefe del Ejecutivo, que empezó eligiendo el tono de la lid, y pergeñando el protocolo, con el visto bueno del presidente de la Cámara alta, el socialista Ánder Gil, quien abusando de sus funciones aplicó el reglamento de forma torticera en la marcha de la discusión, para que más bien pareciera ordenado a una moción de censura, donde el censurado era el líder de la oposición. Como primera medida hay que señalar la disposición del tiempo, mientras al señor Núñez Feijóo se le dio 25 minutos, acuciados por el presidente del Parlamento para que terminase, Pedro Sánchez dispuso de dos horas para expansionarse insultando a su oponente.

El desencuentro entre Pedro Sánchez y Núñez Feijóo en la Cámara alta

Ante la inesperada alternativa calló la claque de aplaudidores, pero fue muy breve pues incontinenti supo que el Presidente no podía aceptar la mano que se le ofrecía

La actitud de ambos demostró la capacidad de gobierno que tiene cada uno, mientras que Alberto Núñez Feijóo se mostró sereno en todo momento, y consciente de la gravedad de la coyuntura por la que está pasado el país, Pedro Sánchez reveló desconocer la problemática situación de España, y se mostró irascible en su forma de expresarse, habló largo pero nervioso, con una locución inconexa, y con unas risitas con su vicepresidenta indicativo de su excitación, de modo que exhibió cómo su estrategia era errónea, deparando un examen de la terribles perspectivas de la situación económica en la que hemos entrado.

A la breve exposición de la oposición que tuvo que resumir por la limitación del tiempo que le dieron, Pedro Sánchez se mostró excitado, fuera de sí, llegando a perder los estribos en su larga y prolija contestación, exhibiéndose faltón, con acusaciones que revelaban su incoherencia, no solo en la contestación, sino también en su forma de actuar en la realidad de la vida. Se vio cómo no procede con lógica cuando no le han preparado la respuesta, y en esta ocasión, como le sucede muchas veces en el Parlamento cuando le sorprende un tema, empezó con toda clase de improperios y reproches al ser desconcertado con la calificación de ilegítimo el Gobierno que tiene formado con elementos comunistas, y apoyado por independentistas y HB-Bildu. Entonces le salieron los temores que tiene en su interior de los desmadres que hace en su forma de dirigir al Estado. Hasta el punto que el líder de la oposición susurró desde su asiento: «Se ha equivocado su señoría», dese cuenta que anda por los cerros de Úbeda.

El programa socialista fue más allá en este cara a cara con objeto de enaltecer a su líder. Los bancos del Gobierno y de la izquierda estuvieron repletos, para que el aplauso fuese continuo, al objeto de mostrar la fortaleza de su jefe, porque es la única aprobación que dispone este equipo gubernamental, y no tienen mejor oportunidad porque están viendo el mazado de las encuestas. La oposición quiso entrar en el tema de la terrible crisis del Gobierno, pero Pedro Sánchez no quiso meterse en esa materia, sino que, por el contrario, trató de exhibir los regalos que ha hecho el Gobierno al pueblo, para que pueda devolverle con su voto, por lo que enumeró los cheques, bonos, becas y ayudas que por pura gracia dona el Presidente a su pueblo. Al hablar del futuro, sus palabras fueron confusas, ambiguas y desordenadas, sin ninguna concreción, recurriendo a los tópicos de la pandemia, la guerra en Ucrania y las demás circunstancias que utiliza para justificar su incapacidad y torpeza para dirigir los asuntos públicos.

Los problemas políticos solo asomaron cuando Núñez Feijóo le ofreció, con gran destreza y maestría, desligarse de sus aliados: «Apártese de sus ministros, que no ha nombrado, y de sus ayudantes que no están a la altura de las necesidades de esta situación, y busque alternativas en grupos sólidos, que pueden ser una opción aceptable». Ante la inesperada alternativa calló la claque de aplaudidores, pero fue muy breve, unos minutos, pues incontinenti supo que el Presidente no podía aceptar la mano que se le ofrecía. No está dentro de su capacidad ordenar adecuadamente la marcha del Estado.

Pedro Sánchez advirtió el peligro de perder la Moncloa, y ante esta situación convocó para el lunes siguiente a los diputados socialistas en el Congreso, para mostrarles el peligro y advertirles que se están jugando sus asientos en el Parlamento, por lo que es obligatorio, desde ya, que no escatimen ataques a Feijóo, como ya vienen haciendo los ministros en todas las ocasiones que se les presentan: con razón o sin razón, con lógica o sin lógica, pues la prioridad es desgastar al líder del PP, para soslayar su crecimiento, como figura moderada, capaz de gobernar y sacar a España de la crisis en que está metida. Este es su programa.

Cartas

Número de cartas: 41071

Número de cartas en Noviembre: 202

Tribunas

Número de tribunas: 1901

Número de tribunas en Noviembre: 5

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador