Vocación

13 de Noviembre del 2022 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

Yera un guaje que naguaba por ser escritor y esfrutaba asgaya cuando’l so pá-y apurría tebeos y cuentinos con santos, que yera como se llamaben les viñetes daquella. Toviera de torba o fixera un sol de la de coyer, gustába-y a aquel neñu suañar con hestories de vieyes tierres, onde les aventures rescamplaben y too yera matachín, pirates y abegoses torgues anantes d’atopar el tesoru, que diba ser la princesa de guedeya roxa o l’ayalga de mayor valir, guardada nes Viesques. Ye difícil güei falar de mundos de xanes y enaninos d’aniellos máxicos, de vieyos enllenos de sabencia y secretos perprestosos. Sedrá que ficímonos materialistes y xente ensin coral. “Detrás de tou bon escritor hai un llector enfotáu y esmolecíu pela cultura”, díxo-y una vegada’l mayestru a Manolín, l’escolín y aprendiz d’escritor.

Pero españó la guerra y tolos suaños frañáronse. La guerra ye toles llaceries, pero, anque se dean compañerismu y calor humanu, ye espantible estropiciu que taraza vides y trai fame, malures y l’acabóse. Manolín, de soldáu, nun dexara de suañar, y agora facíalo con “pin-ups” curioses y con cuerpos de restallu. Cuatro meses nun sanatoriu militar, curándose de la perda d’un brazucu, convirtiéronlu nun paisanu pensatible y ensin traces de alicar d’un fondu ablayamientu. Pero Dios apreta ensin afogar.

Mancu como Cervantes, conociera, bien llueu de la guerra, a la mio ma, una muyer candial, que foi un sol pa Manolín. Solo tea que dicivos que la mio ma tenía una sorrisa tan guapa qu’allumaba los requexos más prietos del alma humana. Nun sé si yera dafechu un ánxel o non, pero asemeyábase abondo a dalgo asina.

“Pepín, has querer al to pá, ya sabes que nun tien gracia pa colos rapacinos, pero ye un paisanu con chapeta y trabayaor”, dicíame amorosiegamente Delina.

Alcuérdome del estancu que punxo el mio pá, Manolín, onde vendíemos periódicos. Y yo atalantaba que’l mio pá nun dexara la zuna de lleer muncho y escribir de xemes en cuando.

Tanda colos güeyos a mediu pesllar, yá achucadín na camina, sentíalu teclear la ferruñosa Olivetti.

Na vida nun ye tou blancu nin negru. Nun yeren tiempos de bayura, pero yo fixi la comunión de marinerín, con un crucifixu qu’a min paecíame d’oru talamente. Y pudi algamar una beca escolar que me fexo respetable y espoxigar.

Entemecíes ente cuentes y documentos de cuantayá, ya fináu’l tenderu, atopé unos cuentinos del mio padre y púseme a lleelos. Aquel fechu camudó’l mio destín, empobinándome pel camín más prestosu y afayaízu.

Manolín, “el mancu del estancu”, plumiaba con arte y galanura: poemes de raigañu asturianu, hestories bien cómiques y allegres, reflexones abondo series, al empar qu’un diariu bien íntimu.

El mio pá yera repunantucu, pero supi entós que caltenía, cual xoya esllumante, el primer cuentín que yo asoleyara con 9 añinos: “Manolín y les Navidaes”.

Cartas

Número de cartas: 45649

Número de cartas en Julio: 110

Tribunas

Número de tribunas: 2070

Número de tribunas en Julio: 3

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador