Kantiana

12 de Enero del 2023 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

El gran chambelán de la tarabica y la pelucona leonina féxome una seña pa que m’averara.

Aquel homón de pescuezu encarnáu y bultables güeyos grises parara la so xarré pa min.

Yo, Kaspar Kant, fíu de panaderu real, eruditu, avezáu a llibros y vieyos papelones con mugor, nun yera namás qu’un estudiosu que recibiera les órdenes sagraes menores pa poder dedicame al trabayu intelectual y la docencia privada, con accesu a unes rentes clericales que me dieren un puquiñín de tranquilidá y pan arroxáu.

-Conózcolu, diáconu Kant, polos sos trabayos anatómicos, xeolóxicos y filosóficos -díxome con voz axiblatá’l conseyeru real cabezaleru.

Humildosu, ensin falta de mazcaritame, nun pudi namás que da-y les gracies al ver el so interés.

-Si a vos-y parez bien, prestaríame asgaya que trabayara na biblioteca de la dinastía Baden, nel castiellu real de Lichtenberg -foron les sos pallabres.

Yo, ablucáu ante tamaña ufierta, nun quixi refugala y alcordé col altu dignatariu presentame lo más ceu posible nes dependencies bibliotecaries de la plasmante fortaleza, al otru llau del ríu.

Alcuérdome nidiamente que’l día anantes d’empobinar los mis pasos al castiellu apigacé un ratín na capiella y tuvi un sueñu premonitoriu: vime arrodiáu de pintures de Margraves, Duques y Nobles de Baden, xente cimera dende fai una montonera sieglos.

Y fui quien a decatame de que’l chambelán apurríame un copón con un vinu color sangre de güe, depués d’ensalmiar un conxuru. Entós, esperté del mal suañu y fixi tolo posible por atapar paz nel coral y aselame.

Riscando l’alba, acurioséme y punxi los meyores paxellos. Depués recé una oración piquiñina a San Benito de Nursia y caminé enfotáu per una cuesta perpindia que llevaba al castiellu.

Yera un vienres de fríu xeláu, los llobos aullaben esfamiaos y tronaba como si los dioses tovieren acabantes de xugar a los bolos nel cielu tapecíu. Nun tuvi nin que picar na aldaba, con forma de cuélebre, nel portón enorme, porque esti abrióse de golondrón pal mio destín.

Con ceremoniosa xentileza, ensin dubia’l chambelán repitió dafechamente la escena que yo viera na mio velea y yo nun dixe gota. Coyí’l copón y bebí, emburriáu per daqué raruco que me sumía y apoderábase del mio feble espíritu.

Cayí nel suelu de mosaicu y, depués esconsoñar, afayéme na augusta biblioteca, trabayando concentráu en llibros y códices de Jacob Böhme, anxeloxíes y trataos filosóficos d’una ética de pegollos tan humanistes como racionalistes europeos. Kantiana.

El chambelán nun tornó per ellí enxamás. Yera vecín d’una casona de caza de la dinastía. Y morrió pocu dempués, estrapalláu per una osa enfocicada que protexía al so esbardu.

Cartas

Número de cartas: 45649

Número de cartas en Julio: 110

Tribunas

Número de tribunas: 2070

Número de tribunas en Julio: 3

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador