La Nueva España » Cartas de los lectores » Simbiontes vencidos

Simbiontes vencidos

23 de Enero del 2023 - Carlos Muñiz Cueto (Gijón)

Siempre que leo la palabra solidaridad me da un respingo. Disculpen, sé lo positivo que quieren decir con ella, pero para ello preferiría usar gaseosaridad. El vocablo solidaridad evoca absurdas batallas del siglo XVIII o del siglo XIX, e incluso de la Gran Guerra del XX, cuando los soldados marchaban codo con codo en orden cerrado a enfrentarse al enemigo, e iban cerrando los huecos producidos por los caídos, manteniendo así un sólido bloque solidario, para un eficaz enfrentamiento. Evoca también la pretensión de modificar al otro para que sea igual que uno mismo. También, el convencimiento de que dos verdades no pueden caber en un mismo bloque, aunque sí la mezcla que las destruye. ¿Acaso se desea que la Tierra sea un sólido bloque de identidades iguales? ¿Dónde queda la libertad del otro para ser y existir diferente? Creo que la palabra solidaridad nos confunde y nos lleva a no apreciar, unidos, la libertad y la diferencia del otro. Desde esa desigualdad, los seres humanos se unen en bloques según ideologías, culturas, civilizaciones o religiones; y surgen así una multitud de bloques formados por gente solidariamente unida, para enfrentarse a los otros. Pero la globalización no puede pretender conseguir una unión a partir del enfrentamiento y constituir así un gobierno monocrático mundial. La globalización debería ser un multiculturalismo sin apartheid ni exclusión, un mundo simbiótico de todos formado desde la empatía y la caridad; un mundo donde cada uno sería un simbionte dispuesto a defender su existencia y la de los demás. ¿Quizás es lo que pretende la UE? Pero para ello debería elevarse al nivel de los inmisericordes bloques solidarios que sean contrarios a la libertad humana, al derecho natural y a una evolución como simbiontes. Por eso todos hemos de desarrollar empatía y caridad, formando así grupos unidos para tal fin.

Será difícil lograr esa simbiosis, cuando utilizamos palabras que evocan una percepción equívoca para tal fin. Por ejemplo, empatía: no es ponerse en el lugar del otro, ni identificarse con los sentimientos del otro, ya que, realmente, es aceptar, conocer y entender, todo lo que esta pasando bajo la piel del otro: que es diferente. Por otro lado, caridad: que viene del latín "caritas", no debería evocar una actitud solidaria con el sufrimiento ajeno, y menos aún una limosna que se da o auxilio que se presta a los necesitados, sino que debe evocarnos aquello que dice el diccionario de latín de "caritas": amor, afecto, ternura. Ocurre además que la compasión se confunde fácilmente con la piedad, que es mucho más elevada. Todas estas cosas, que no interiorizamos ni reflexionamos, nos confunden y nos impiden la exitosa simbiosis global: solo vamos consiguiendo enfrentamientos y guerras. Pues suele ocurrir que, los inmisericordes bloques solidarios, se enfrentan a los muy democráticos simbiontes para destruir en ellos toda posibilidad de simbiosis global.

Cartas

Número de cartas: 45511

Número de cartas en Junio: 137

Tribunas

Número de tribunas: 2065

Número de tribunas en Junio: 8

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador