La Nueva España » Cartas de los lectores » Ujo, puerta de Asturias

Ujo, puerta de Asturias

10 de Febrero del 2009 - Luis Cuervo Luengo (Ujo)

Con motivo de la pronta apertura del Museo Arqueológico del Principado de Asturias, LA NUEVA ESPAÑA del 3 de enero pasado recuerda la importancia de La Vía de La Plata, ideada por el gobierno imperial romano para unir las ciudades de Mérida y Astorga, a la que se unirían una amplia red de caminos secundarios. Recuerda el escrito cómo los caminos que descienden de las cumbres cantábricas confluían en Ujo y a partir de este núcleo el ramal transmontano de La Ruta de La Plata llegaba hasta las cercanías de Oviedo.

Desde el primer momento de la conquista, los romanos se percatan de la importancia estratégica del lugar y le dan el nombre de Ustium, palabra degradada derivada de la latina Ostium, que significa puerta, entrada natural. Topónimo que en sucesivos cambios evolutivos pasará a escribirse como Ustium, Ussiu, uxum, uxu, Uxo hasta terminar en el actual Ujo, que por definición toponímica es la verdadera puerta de Asturias entrando por la Meseta.

Para su custodia los romanos establecen en el lugar una unidad militar dependiente de la Legión VII acuartelada en León.

Ujo es, hasta tal punto, puerta de Asturias, que, el cronista Tirso de Avilés, canónigo de la catedral de Oviedo, al relatar los daños del gran diluvio del 21 de septiembre del año 1586, dice lo siguiente: ...En el río llena fue tan desapoderado, que derrocó muchas casas de la Pola de Llena, con el puente del río que está pegado a la dicha Pola y a la puerta de arco y muralla, y un quarto delantero de la Casa de Sebastián Bernaldo, que a la sazón es Señor de la Casa de Quirós, que parece cosa imposible, y se llevó de la corrada dos orrios que tenía en ella llenos de pan y otras cosas, y los vieron ir por el río abajo enteros sin se deshacer y sin poder ser guarnecidos; el uno de los quales fue con tan grande ímpetu, que derrocó un arco de la puente de Uxo, que fue gran daño para el Principado de Asturias, especial para esta ciudad de Oviedo, por no poder pasar las provisiones de vino y otras cosas hasta que se aderezó...

Si orográficamente Ujo es la puerta de entrada para los caminos, lo mismo se puede decir hidrológicamente, ya que en Ujo confluyen los ríos Aller y Lena formando un nuevo río con el nombre de Caudal.

Cita el comentario de LA NUEVA ESPAÑA cómo entre las principales piezas del Museo Arqueológico de Asturias están las tres lápidas halladas en Ujo, una confirmación más de la presencia romana en esta localidad. Una de ellas recoge el cursus honorum, hoja de servicios militares en las legiones romanas, de Cayo Sulpicio Ursulo, un centurión que llegó a los cargos más elevados de la milicia romana en época de Trajano, del que se puede afirmar que, tras este emperador, fue el español, que desempeñó el más alto puesto en la milicia romana. Con este vecino Ujo y Mieres tienen una deuda pendiente de reconocimiento a sus méritos y por ser él uno de sus primeros habitantes conocidos. Se trata de erigir en su honor una estatua que le recuerde. El lugar para su emplazamiento y el bosquejo de la misma ya habían sido estudiados en un intento anterior.

Tanto Ujo, puerta de Asturias, como la memoria de Cayo Sulpicio Ursulo forman parte, quiérase o no, del más importante acervo histórico de la Asturias romana. El Gobierno autonómico, el municipio de Mieres, Ujo y, en especial, la concejalía de Cultura deberían ocuparse de ello, cuando, hoy en día, tanto y tantos reivindican su herencia romana (La Carisia, Valduno, Gijón, Oviedo, Tuña...).

El concejo de Mieres y Ujo, teniendo tales orígenes y tal herencia, deben ponerse en marcha actualizando el legado de su más antiguo vecino conocido.

Luis Cuervo Luengo,

párroco de Ujo, Mieres

Cartas

Número de cartas: 29244

Número de cartas en Octubre: 190

Tribunas

Número de tribunas: 1477

Número de tribunas en Octubre: 7

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador