La Nueva España » Cartas de los lectores » Crónica de la in(Humanidad)

Crónica de la in(Humanidad)

9 de Marzo del 2023 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

La historia nació con Caín. El paraíso, hasta entonces, carecía de medida del tiempo. Yo, que puedo ser sabiduría de la cabeza y del corazón, pertenezco a la larga estirpe de los testigos y de los que atesoran un relato de humanidad. He visto arder a la soberbia Roma, a Judas dar su ósculo (todos descendemos de su progenie), costumbres que pasaron, Éfeso y el País de Nunca Jamás, teatros de la crueldad y actos hermosos del ágape cristiano original.

Hoy trazo en el agua estas letras para dejar constancia de que he sobrevivido al alba más gozosa y prometedora, a la noche anegada en despojos de sueños, ideales derrotados. De que he leído a William Blake, visto cómo los eternos jóvenes cayeron seniles. Admirado la bondad y las palabras tiernas de un mundo de gentes humildes que se querían y vivían los unos para los otros. Ahora ya nadie canta espontáneamente ni narra cuentos de hadas. Nuestra vida son pantallas y prisas que no construyen alma. Cultiva la amistad y no pierdas la risa que hace resplandecer tu rostro. Sé tú.

Vivimos siempre en pos de algo que cubra nuestra frágil y vulnerable desnudez de prófugos de un paraíso que fue. Ahora el mundo es indiferente Babilonia de Allen Ginsberg, espejismos, bazares y máquinas que prestan servicio y automatizan. "Ama y haz lo que quieras", sentenció un santo tras haber sentido y experimentado los ímpetus de la local juventud. Hoy toca recapitular y dejar al manto de silencio que haga su obra, pues las grandes obras crecen al abrigo del sereno madrugar.

"La vida es bella, ya verás, pues a pesar de los pesares, tendrás amigos, tendrás amor, tendrás amigos, tendrás amor...". Queda bastante camino por recorrer, sabiendo que toca hacer el bien. La infelicidad tal vez fue buscar la verdad, con una alcuza en la mano a plena luz de un claro día, sin saber que lo que ansiábamos no era sino habitar las estancias de un palacio interior, suntuoso en su sencillez. Donde es posible conservar la memoria, con fotos que retienen algo de las almas de los seres amados, en el hogar, celebraciones, viajes y momentos que fueron creando vida, suma dignísima de placeres y dolores. Incógnita inmortal por despejar, invocando al yo mismo.

Cartas

Número de cartas: 45680

Número de cartas en Julio: 141

Tribunas

Número de tribunas: 2071

Número de tribunas en Julio: 4

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador