La Regenta

29 de Enero del 2024 - José Luis López Tamargo (Oviedo)

“La Regenta” fue crítica social ácida y escándalo, siendo aceptada como obra universal. ¿Es Oviedo realmente Vetusta? ¿Qué hay de verdad, de regentiano, en el paseable y entrañable Oviedín? Con, tal vez, la región manchega cervantina y el Dublín del “Ulysses” de Joyce, la Praga de Kafka, no hay ciudad o espacio geográfico localizable y determinado tan marcado y retroalimentado por lo ficticio de una gran obra literaria definitiva y cumbre. ¿Vetusta como ciudad inmóvil, encorsetada, anticuada, de mentideros y doblez beata? Leopoldo Alas, “Clarín”, de familia burguesa muy acomodada, catedrático e intelectual universitario, hijo del gobernador civil de Zamora, Vizcaya, Teruel y alcalde de Oviedo, don Genaro Alas, él mismo fue gobernador de Zamora, catedrático ovetense, republicano liberal burgués, de Krausismo español, dotado de humor polémico y claro humanitarismo. Muy al tanto de las corrientes culturales de Europa, genial “naturalista” literario al modo de Flaubert o un psicólogo determinista, basándose tal vez en el método científico del doctor Claude Bernard, escribe una novela coral, estudiosa de los personajes de modo analítico y concreto, dando buena cuenta de un ambiente decimonónico provinciano en la época de la Restauración borbónica española. Vetusta, como ciudad pequeña y cerrada, poblada de almas pertenecientes a clases sociales muy marcadas, se erige en un símbolo en sí mismo de juegos sociales ritualizados por convencionalismos, la insatisfacción e inocencia de la adúltera y bondadosa Ana Ozores, la posición de dominio y ambición del magistral Fermín de Pas -a su vez, un títere de su madre-, el donjuanismo vacío, sin escrúpulos, del galante y guapo don Álvaro Mesía, la ridiculez calderoniana del tan bueno como paternalista Víctor Quintanar, el mundo aristocrático de los Marqueses de Vegallana, el gusto por debatir del encantador Frígilis, el ateísmo del pequeño rentista Guimarán y el ambiente clerical catedralicio. La Encimada, La Colonia y el barrio obrero del Campo del Sol y la fábrica aparecen como sectores bien diferenciados. Así como una rural Asturias, de telón de fondo del entramado de Vetusta: Vivero, gente del pueblo, pomares. Son brillantísimos investigadores y estudiosos regentianos Martínez Cachero, Serrano Poncela, Frank Durand, Andrés Amorós, los hispanistas galos Yvan Lissorgues y Botrel, Ricardo Labra. El gran periodista asturiano, casi olvidado, Juan Antonio Cabezas habla de Clarín como “provinciano universal”. En suma, “La Regenta” es una obra de época y solo entendible en su contexto de chistera y clerical manteo, pero es imaginario indeleble ya. Muy afortunadamente, Oviedo, ciudad maravillosa, nunca fue “Vetusta”, actualmente, una ciudad preciosa, culta y democrática, participativa y abierta, sin perder sus esencias.

Cartas

Número de cartas: 45649

Número de cartas en Julio: 110

Tribunas

Número de tribunas: 2070

Número de tribunas en Julio: 3

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador