La Nueva España » Cartas de los lectores » El texu centenario de Cazu

El texu centenario de Cazu

12 de Febrero del 2024 - Javier Arjona (Siero)

Tiempo de Antroxu y tradición de origen prerromano en Sellañu, concejo de Ponga, llamada fiesta del aguinaldo, esta vez con novedosa y nutrida presencia de amazonas a caballo.

Recorren en comitiva las aldeas de Cazu, Ambingue, Los Laderos, Tribierto, Cortes, Priesca y terminan en Sellañu, compartiendo rica borona, tortilla, rosquillas, casadielles, frisuelos. Con el dinero del aguinaldo se preparará una cena colectiva.

Uno de los carteles anuncia un antiguo ferrocarril, en torno al Semeldón, para sacar madera. Cerca hay una hidroeléctrica pequeña, entre las hermosas montañas.

La historia no solo recoge la sobrevivencia en pequeñas fincas y abundantes cabañas en las laderas, también una azarosa explotación de recursos.

Y de personas.

En una de las crestas de Cazu (lugar de origen también del dibujante Ruma Barbero) se ubica una iglesia y un cementerio. El texu que a su vera se sitúa indica otros orígenes y espiritualidades más antiguas. Allí hoy una familia rememora a los suyos. Un único espacio sirve para juntar y unificar los restos de 4. Laureano, Carmina, Mari Cruz, Carmen.

Una mirada breve al hermoso paraje del camposanto permite verificar la longevidad de sus habitantes: al menos las lápidas indican edades muy avanzadas en el momento de su siembra o despedida.

De los cuatro mencionados se sabe que el padre murió joven y con los pulmones destrozados por la silicosis. Como vecino y como ciudadano defendió la legalidad republicana y fue represaliado por ello, con cárcel en Burgos y con mili obligada en el bando franquista. Después no se permitía que nadie le diera trabajo, así que emigró a Cantabria a abrir túneles en la roca. De ahí se derivó la galopante enfermedad pulmonar, y se fue, cantando rebeldes canciones republicanas.

Contundente, de Laureano recuerdan algunos de sus dichos: "Antes prefiero a mis hijas putas que casadas con un guardia civil". Tal era y fue el prontuario de la guarnición militar rural franquista para con los pobladores de la zona.

Además de contribuir a arropar a quienes se apoderaron de bienes ajenos, como la familia Tejuca, a la que se señala también en los chivateos de las personas que o bien eran en efecto republicanas o, en su caso, no les caían en gracia a los gamonales.

A la viuda Carmina o Carmita no le quedó otra que buscarse la vida y sobrevivencia de sus cuatro hijas comprando y vendiendo por todos los pueblos de la zona, a caballo primero, con una furgoneta cuando pudo.

Y su memoria perdura y se recuerda en estos reencuentros de sobrevivientes en el aguinaldo antroxero, pues no en vano fueron muchos años dando vueltas y tumbos por las montañas de Ponga y Amieva.

Si de resultado de ello, de la acumulación indebida por robo de bienes en el franquismo, resulta alguna extensión un poco mayor de tierras y de vacas, ello se contrasta con un resto importante de montes comunales, cualesquiera que sea su cotidiana gestión, de las maderas, de la caza, de la naturaleza viva y en paralelo a las 20.000 hectáreas del parque natural de Ponga.

La nutritiva y rica gastronomía que se disfruta en el Antroxu, o que se visualiza en el mercáu dominical en Cangues, tiene su origen todavía en una agricultura campesina que contradice los dictados neoliberales.

Por mucha PAC y por muchas restricciones capitalistas que se le hayan puesto, estos montes siguen en silenciosa rebeldía en el modelo, y continúan propiciando otros, donde el respeto a lo común y a lo natural tiene su asidero principal: los venenos y los agrotóxicos mejor que se los lleven a otro lugar.

El centenario texu de Cazu, entre otras maravillas, sigue siendo testigo de ello.

Cartas

Número de cartas: 44795

Número de cartas en Marzo: 10

Tribunas

Número de tribunas: 2025

Número de tribunas en Marzo: 1

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador