La Nueva España » Cartas de los lectores » La máquina: error y necesidad

La máquina: error y necesidad

12 de Febrero del 2024 - Carlos Muñiz Cueto (Gijón)

Hemos abandonado el desarrollo de la intuición por la ayuda de tecnologías, y postergado la educación de un humanismo ético por la ciencia. La intuición no es fruto de experiencias imaginadas a través de ensueños, es otra cosa.

Una inteligencia artificial (IA) manejada por un potente ordenador, disponiendo de datos pertinentes en la nube, podría imaginar y realizar variaciones del Réquiem de Frank Jenkins mezclado con la Suite n.º 1 de Bach, pero solo serían recombinaciones de notas con cierta coherencia, igual que hacemos en los ensueños con las experiencias. Sin embargo, dejamos que las IA tomen automáticamente decisiones (algunas inapelables) sin intuición humana vigilando. Toda persona (cliente), quizá usando "La Máquina", debería poder dialogar con otra persona que, usando también "La Máquina" (proveedor), encontraría la respuesta. A no ser que la persona (proveedor) tuviese la intuición de que es incorrecta: "La Máquina" no puede ser un proveedor de respuestas automático. Hemos de cambiar y usar correctamente "La Máquina", porque solo usándola bien resolveríamos las amenazas que tenemos: cambio climático, baja producción de alimentos, desempleo y cambios ocupacionales, desastres naturales... Si seguimos usándola mal, "La Máquina" es "potencialmente el peor de nuestros errores en la historia" (Stephen Hawking): basta con que sea capaz de ir por delante de nosotros en inversiones, investigaciones... Sin que intuyamos que algo va mal en lo que ella dispone.

Muchos consideran que se debe poner impuestos a los robots y a lo que compone "La Máquina": comunicaciones, datos, IA, robots y productos. Pero eso sería un gran error: si las farmacéuticas, desalentadas por los impuestos, no hubieran invertido en "La Máquina", no habrían llegado a tiempo con las vacunas para luchar contra la pandemia. Necesitamos muchísimos más impuestos para hacer un reparto equitativo de la riqueza y hacer retroceder la pandemia de la pobreza, pero esos impuestos debemos establecerlos como siempre: según la secuencia productividad, beneficios e impuestos a los beneficios. Entonces "La Máquina" podría aconsejar la mejor política para producir de forma sostenible: alimentos, cobijo, salud, educación y una ocupación y una vida digna para todas las personas. Pero será la intuición humana la que, en un lazo cerrado, introduciría el valor real en el sistema para su regulación hasta encontrar la solución local adecuada.

Neurólogos y físicos cuánticos consideran que existe una información cuántica que, a modo de conciencia, cuando se muere el cuerpo, no desaparece sino que pasa al universo. Posiblemente ahí afuera esté la de todos los que han sido (como si fueran los datos en la nube), y quizá de ahí es de donde proviene la intuición. Pero otros científicos trabajan para que nuestro cerebro sea capaz de interactuar con "La Máquina" para que, leyendo en él los estímulos que provoca la mente, nos obedezca según lo que pensemos. Pero si encima puede escribir en ella, entonces Stephen Hawking se quedó corto al avisarnos antes de morir de que estábamos cometiendo la mayor locura de la historia.

Cartas

Número de cartas: 44795

Número de cartas en Marzo: 10

Tribunas

Número de tribunas: 2025

Número de tribunas en Marzo: 1

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador