La Nueva España » Cartas de los lectores » Sobra luz, faltan luces

Sobra luz, faltan luces

15 de Marzo del 2009 - Ismael Almanza Riesco (Pola de Siero)

A menudo la gente se pregunta dónde está la crisis. Cualquiera que circule de noche a la altura de Pola de Siero, sobre todo si lo hace en dirección a Oviedo, se planteará la misma pregunta mientras sus ojos «tratan de evitar los destellos de unos horribles focos que llegan a dificultar la conducción (raro que los de Tráfico, con su ojo avizor, no se hayan percatado de la anomalía). La primera respuesta que se le ocurre al semideslumbrado conductor es que, estando en tiempos de crisis, nada mejor que el derroche gratuito –permítaseme la paradoja– para salir de ella. Al fin y al cabo, también los dineros buscan su lugar natural, que no es otro que el bolsillo sin fondo de los potentados, y la terapia de la «inyección» practicada por el Gobierno central debe ser completada por el ciudadano de a pie a través de sus gobiernos locales.

A medida que avanza, descubre con el rabillo del ojo izquierdo un gran muro ciego de hormigón tras el cual intuye un campo de fútbol o algo parecido. Pero ni el día ni la hora invitan a pensar que allí se esté celebrando un espectáculo deportivo.

Una vez rebasado el muro, sus ojos se encuentran con el graderío del cementerio iluminado, y aquí ya se arma un lío, porque no sabe si los focos son para embellecer el monumento funerario, para consolar a los transeúntes en tiempo de crisis con el recuerdo de que «somos polvo», para rematar a los inquilinos del camposanto perturbando su pacífico descanso a golpe de contaminación lumínica (como si no tuvieran ya bastante con la acústica de la autovía), o si, por el contrario, alguien habrá querido tener un detalle con los más fieles seguidores del club, apostados día y noche en el graderío Oeste, para que puedan seguir puntualmente las evoluciones en el terreno de juego.

Desde los tiempos del franquismo sabemos que el fútbol es el mejor lenitivo frente a momentos de crisis. Por eso, queda la duda de si los constructores de El Bayu (más propio y sugerente sería rebautizarlo como el Camposanto) lo habrían planificado de tal modo que los «necropolitanos» afrontasen su propia crisis disfrutando de los entrenamientos, con lo que el derroche energético estaría más que justificado. Si es así, me callo.

Cartas

Número de cartas: 27835

Número de cartas en Mayo: 175

Tribunas

Número de tribunas: 1419

Número de tribunas en Mayo: 2

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador