La Nueva España » Cartas de los lectores » Santa Ana de Montarés en Cudillero

Santa Ana de Montarés en Cudillero

29 de Julio del 2011 - José Luis González González (Oviedo)

En esta hermosa tierra asturiana y en un monte de Villademar, de la parroquia de San Juan de Piñera del concejo de Cudillero, se encuentra la ermita de Santa Ana de Montarés del siglo X, aunque la fiesta que allí se celebra se remonta muchos años atrás. También se halla en el mismo lugar una cruz multidireccional que nos muestra un lugar de culto para los peregrinos del camino de Santiago.

Ese lugar está cargado de leyendas y magia, pues la virgen que aquí se venera es la madre de la Virgen María y abuela de Jesús y esposa de San Joaquín que también se celebra su santo el mismo día 26 de julio de cada año.

Esta fiesta es misteriosa, dado los milagros que en ella se suceden a los numerosos romeros de las distintas villas colindantes o no conlindantes a la de Cudillero, como son: Muros de Nalón, Luarca (Valdés), Pravia, Soto del Barco, Salas, Comarcas Vaqueiras, Comarcas de Avilés, Grado, etcétera, que cada año acuden a la romería puntuales a la cita. La ermita de Santa Ana es como ya dijimos un lugar venerado por la abundancia de portentos, ya que en su morada en las paredes de la misma se encuentran muchas muletas antiguas de gente que gracias a la Santa no necesitaron volverlas a usar. También hay lepantos de marineros que en su día salieron bien parados de las contiendas navales y se ofrecieron a ir a la ermita a depositar sus gorros. Dentro de la capilla se encuentran multitud de reliquias e imágenes de distintas cosas y sobre todo de santos, pero lo más característico y peculiar son dos cadenas que los fieles se frotan por todo el cuerpo y al mismo tiempo se pide un deseo a la Santa mediante rezos de Fe.

Antaño la gente ofrecida, después de que se cumpliese la profecía, subían a la ermita de rodillas rezando desde distintos puntos de la montaña, para saldar así su deuda.

También tenemos que tener en cuento y no olvidarnos que montarés Arés, fue un dios griego que personificó la guerra y recibió culto fue adorado en muchos sitios de Europa y entre ellos España y como no Cudillero. Arés es el equivalente al Dios romano Marte, era hijo de Zeus y Hera, por lo tanto, Dios inmortal y así pasó a ser el «Dios de la Guerra», según nos cuenta la mitología Griega. Se dice que Arés también fue Dios «Olímpico», pero pasó a ser recordado más bien por sus hazañas y ansias eternamente de violencia y muerte, y es recordado porque en las trifulcas en las que se veía involucrado solía salir mal parado, herido y humillado.

Bueno pues un año más, este 2011, año internacional del bosque según la ONU, hemos disfrutado de nuestro bosque especial, en esa espectacular romería, que como cada año nos damos cita miles de romeros llegados de los distintos concejos como ya apuntamos anteriormente, venidos para disfrutar de las chanzas y de los actos religiosos que en ella celebramos, así como de pedir a la Santa, cada uno lo que necesita para tirar el resto del año y volver al año siguiente y cumplir con el compromiso que hayamos adquirido, para volver a darle las gracias y demás. Visitar la cruz es casi una obligación, pues Santa Ana y montarés Arés se enlazan y se dan la mano y no se puede marchar uno, sin cumplir con la tradición de disfrutar de los sagrados lugares de privilegio que tenemos con tanta historia en esta bendita y maravillosa tierra, y al mismo tiempo refrescar la vista desde el lugar de preeminencia que tenemos en este concejo cudillerense.

Y sin más se despide este pixueto amigo de «Santana» con un saludo muy afectuoso a todos los remeros, y hasta el año que viene, si la Santa nos da salud y quiere.

Cartas

Número de cartas: 29671

Número de cartas en Noviembre: 261

Tribunas

Número de tribunas: 1487

Número de tribunas en Noviembre: 3

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador