La Nueva España » Cartas de los lectores » A Alberto Fernández Velasco, en el recuerdo

A Alberto Fernández Velasco, en el recuerdo

2 de Septiembre del 2011 - Hugo Alfonso Peinado (Gijón)

La ruta de la vida es sinuosa, como los meandros de un río.

Llegué a la música bien talludito porque, al contrario que otras personas, mantuve vivas mis ilusiones e inquietudes de niñez. Me tomé mi tiempo.

Cuando recibí, de manos de Alberto Fernández Velasco, la gaita que le había encargado, se me puso tal carita de emoción que, parece ser, a él le hizo todavía tanta o más ilusión entregármela. Sí, fui un privilegiado.

Desde ese momento recibí sus consejos sencillos, eficaces. Su trato fue siempre amable y su palabra atenta hacia mí y mi familia cada vez que la música nos hizo coincidir dentro o fuera de su taller.

No se puede negar que, afortunadamente y en contra de la corriente de encorsetamiento imperante, en ocasiones no era políticamente correcto aunque yo agradecía tal postura, pues denotaba autenticidad (un valor a la baja en los tiempos que corren): era paisanu con todas sus virtudes y defectos.

Tengo el orgullo y ejerzo el privilegio de pertenecer a una agrupación en la que, además de interpretar nuestra música tradicional, se cultiva el sano ejercicio de la amistad. En este sentido, la pertenencia a dicha asociación la siento en mis carnes como un complemento a la vida cotidiana, un ejercicio de autorrealización que me sirve de válvula de escape y también es sinónimo de satisfacción personal.

El nombre de Alberto Fernández Velasco adquiere en estos momentos nuevos matices para mí. Su instrumento artesanal se convierte desde ahora en una herramienta que puede honrar su memoria y que, además de llevar grabado su nombre, siempre me conducirá a su recuerdo. Uno se pregunta si está a la altura del instrumento y también si es merecedor del mismo. En otras palabras: si está en las manos adecuadas.

Pero Alberto Fernández no ha muerto. No. Todavía no. La verdadera muerte llega con el olvido definitivo. Mientras le recordemos continuará vivo, presente en nosotros.

Y seguirá vivo mientras suene una gaita suya.

Y será muy difícil olvidarle pues su trabajo ha quedado plasmado en la evolución musical de la gaita asturiana para las próximas generaciones de intérpretes y luthiers.

Y así, de este modo, él sembró la semilla de su inmortalidad.

Cartas

Número de cartas: 26337

Número de cartas en Noviembre: 145

Tribunas

Número de tribunas: 1357

Número de tribunas en Noviembre: 9

Condiciones
Enviar carta por internet

Debe rellenar todos los datos obligatorios solicitados en el formulario. Las cartas deberán tener una extensión equivalente a un folio a doble espacio y podrán ser publicadas tanto en la edición impresa como en la digital.

» Formulario de envío.

Enviar carta por correo convencional

Las cartas a esta sección deberán remitirse mecanografiadas, con una extensión aconsejada de un folio a doble espacio y acompañadas de nombre y apellidos, dirección, fotocopia del DNI y número de teléfono de la persona o personas que la firman a la siguiente dirección:

Calvo Sotelo, 7, 33007 Oviedo
Buscador